Detrás de la Pizarra (Beyond the blackboard)

En días pasados, estaba buscando en netflix una película sobre docentes y las diferentes formas en que ejercen su rol, a los fines de poder completar algunas ideas para un taller que estaba preparando, dirigido a docentes de educación pre-universitaria. 


Detrás de la pizarra, no era realmente lo que estaba buscando, sentí cuando inicié a verla, pero con esta película descubrí lo más importante y lo que se convertiría en la palabra central de mi taller, esa que es más importante que todas y que por más conocimientos que tengas sobre un área si te falta pasión, te falta todo.

En la actualidad se escucha mucho en mi país, República Dominicana (aclaro, porque tal vez algún día me lean de otras naciones!) hay que estudiar educación o hay que ¨meterse¨ en educación, porque ahí es que está el dinero. Para los que no saben, hace unos años en República Dominicana otorgaron el 4% del Producto Interno Bruto (PIB) para el sector educación,  luego de 15 años de contar con una ley que lo estipula y muchas y persistentes luchas de varios sectores para lograrlo.


  Detrás de la pizarra, cuenta la historia de una escuela marginada, sumergida en las carencias económicas y la forma en que una profesora recién graduada y con mucha pasión enfrentó estos y otros tipos de obstáculos para lograr poder impartir sus clases. Todos los alumnos contaban con problemas familiares, los cuales afectaban su desempeño escolar y comportamiento, a la vez había una diversidad de edades en una misma aula. 


En esta historia vemos como la profesora dirigida por su gran pasión, tiene iniciativa y vocación, es creativa, hace cosas diferentes, rompe paradigmas, se siente comprometida, en fin, innova y en ese sentido desarrolla nuevas actividades en las cuales incluye todos los saberes y logra despertar la curiosidad y la motivación en sus estudiantes y en los padres de ellos, pero sobretodo mejora la calidad de la educación que recibían esos pequeños. 


Detrás de la pizarra, resultó ser más de lo que buscaba, pues en mi taller sobre El docente innovador y el uso de herramientas tecnológicas que impartiré dentro del marco el Segundo Encuentro Nacional de las Escuelas Asociadas a la UNESCO de la República Dominicana  organizado por la Comisión Nacional Dominicana para la UNESCO (CNDU),  tengo claro decirle a mi público que la pasión es la palabra mágica, la verdadera clave para llegar a convertirse en un docente innovador.